marchadelnorte salidatrail 10feb18

La sexta edición de la Marcha del Norte volvió a resultar un rotundo éxito de participación con más de novecientos deportistas en las diversas modalidades que desafiaron al viento al barro que estuvo presente durante todo el recorrido, en una carrera con "buen ambiente" que busca mejorar el compromiso con el Medio Ambiente gracias al apoyo de MARE, Coca-Cola, Ayuntamiento de Ruiloba y una organizacion ejemplar.

El barrio de Trasierra en Ruiloba, dentro de sus ya tradicionales fiestas de Santa Eulalia, se volcó un año más con su prueba, más que consolidada en el calendario deportivo regional y que supone el pistoletazo de salida a la temporada de ciclismo, siendo también una de las primeras en la modalidad de trail y marcha a pie del calendario de Cantabria. En el aspecto organizativo, de nuevo los vecinos del municipio y de otros aledaños se esforzaron al máximo para que los participantes tanto cántabros como los numerosos llegados de País Vasco, Asturias, Castilla y León y algunas otras provincias pudieran tener una participación exitosa.

La lluvia amenazó a primeras horas de la mañana, pero cuando sonó la traca que sirve como inicio a la prueba ya se había esfumado, aunque su efecto sí que permaneció en forma de barro en muchos tramos del exigente recorrido que dispuso la organización. Participantes de todas las edades y condiciones se pusieron en marcha, saliendo en primer lugar los ciclistas de Mountain Bike, casi trescientos en ruta para afrontar los 69 kilómetros de recorrido con un buen número de ciclistas de nivel. José Domingo Cadavieco, campeón de España de Ciclocross, fue protagonista de inicio, poniendo un ritmo demoleador que solo pudo seguir José Luis Ruiz "Contri", con una ventaja que osciló mediada la prueba en los dos minutos sobre un grupo perseguidor en el que destacaba Chisco Callejo, ganador los dos años anteriores, junto a Diego Noriega o Rubén Fernández.

Finalmente lograron dar caza a los primeros y Diego Noriega y Rubén Fernández acabaron por distanciarse en busca del triunfo, que logró el joven ciclista comillano del Supermercados Froiz, Diego Noriega, con un tiempo que no alcanzó las tres horas en total y con unos segundos de ventaja sobre Rubén, que tuvo que conformarse con la segunda posición, siendo tercero José Luis Ruiz y cuarto en meta Chisco Callejo.

En la modalidad de Trail, el ritmo fue endiablado desde el inicio y respondió a las expectativas del buen nivel de participación en la lista de salida, siendo el más rápido para cruzar la línea de meta Borja Fernández, seguido muy de cerca por Andrés Acebo. Después fueron llegando en un goteo constante corredores a la línea de meta, destacando en esas primeras posiciones atletas de la comarca como Javi Cobo, Jonathan Arobes o Yeyo Lavín. En la categoría femenina, la vencedora fue Vanesa Cadavieco, que en su reaparición tras muchos meses de lesión demostró estar a un gran nivel.

Entre los más rápidos en la modalidad de trail se colaban aquellos que tenían un doble compromiso, el de la combinada, que después de completar los 25 kilómetros de recorrido corriendo cogían la bicicleta para cubrir otros 30 kilómetros de puro mountain bike. Aquí repitió triunfo otro comillano, Adolfo Díaz "Fito", que consiguió volver a vencer al igual que logró en 2017, consiguiendo culminar con victoria su primer compromiso de la temporada.

Otra prueba que el pasado año resultó una novedad y que repite presencia con mayor número de participantes es la combinada por parejas, en la que el triunfo correspondió a Andrés Sañudo, encargado de completar el recorrido de Trail para ceder el relevo a su compañero que esperaba pacientemente en la zona de meta, Borja Ramírez, consiguiendo así vencer en su primera participación como pareja en esta Marcha del Norte.

Y en el plano competitivo también hay que destacar una de las señas de identidad de esta Marcha del Norte desde hace varios años, la existencia de una Marcha Familiar en la que el nivel mejora año tras año. Repitieron triunfo y la emoción era patente entre madre e hijo al cruzar la línea de meta, los atletas del Villa de Cabezón Itziar Campos y Xabier Alonso, que vencían por delante de dos burgaleses que disfrutaron de su primera presencia en la prueba, Emilio Merino y Rafael Merino y que no acusaron el madrugón para llegar hasta Cantabria a participar en la Marcha del Norte. La tercera posición y el protagonismo en el podio era también para otros habituales en esta prueba, Tomás González y Javier González Maroto, padre e hijo que se emplearon a fondo en la carrera.

Estos son algunos de los nombres destacados de la Marcha del Norte, una prueba que crece año tras año y en la que por encima de triunfos y podios, está el placer de disfrutar del excelente ambiente que se consigue en Trasierra antes y después de la carrera y en todo el recorrido, con cientos de personas siguiendo la carrera en puntos emblemáticos y sobre todo con decenas de voluntarios que buscan conseguir algo tan bonito y a la vez tan difícil como que cada participante repita al año que viene, sin temor al frío o las fechas iniciales de la temporada, porque  el espíritu de La Marcha del Norte está por encima de todo lo demás.