feriadelaleche trasierra 11feb18

El Barrio de Trasierra, en Ruiloba, acogió la segunda edición de la Feria de la Leche, en la que centenares de personas pudieron disfrutar de múltiples actividades y descubrir los secretos de producción del sector lácteo que tanta importancia tiene en la economía regional, gracias al evento organizado por el Ayuntamiento de Ruiloba y Leche Cudaña.

Desde primeras horas de la mañana del domingo la carpa que sirve como punto de encuentro en el barrio de Trasierra se había adaptado, pasando de ser epicentro del deporte con la Marcha del Norte el sábado a una improvisada explotación de ganadería bovina, con presencia de vacas y becerros de la afamada ganadería Cudaña, en un domingo en el que la lluvia no hizo mella en el ánimo de organizadores, vecinos y visitantes.

Acercándose al mediodía, la llegada de público hizo que la expectación fuera creciendo, teniendo protagonismo especial los procesos de producción de quesos y quesadas con leche Cudaña, que permitían incluso a los visitantes participar para conocer los secretos de esos manjares que tan presentes están en la gastronomía de Cantabria. Los muchos niños asistentes contemplaban a las vacas, los becerros y también podían participar en talleres y juegos de dibujo coordinados por multitud de voluntarios de la localidad, involucrados al mismo nivel en la Marcha del Norte, en esta Feria de la Leche y también en las fiestas de Santa Eulalia de la localidad, sin que la energía y el buen ambiente decaiga entre ellos.

Una delegación llegada desde Burgos hasta Trasierra aprovechó para hacer entrega de una placa de reconocimiento a su ayuda y colaboración a Fernando Mier, director de la Oficina de Calidad Alimentaria del Gobierno de Cantabria (ODECA) y que es una de las personas que más se han implicado en la ayuda para la celebración de esta exitosa Feria de la Leche, fomentando la puesta en valor de esos alimentos de Cantabria que siguen creciendo en prestigio por toda la geografía nacional.

El protagonismo ahora recaía en las manos expertas de José María Serna, récord Guinness en ordeño a mano que desafió a la máquina de Cudaña en la extracción de leche de dos ejemplares de la ganadería. La expectación y el interés se concentraba en esas manos que extraían la leche como antaño era tradición en la mayor parte de los hogares de la región, lo que dejaba boquiabiertos a los más pequeños y generaba nostalgia entre los mayores, que comentaban entre sí sus recuerdos en los establos cuando la leche, clave en la alimentación, se conseguía con el autoabastecimiento. Y pese a lo avanzado del proceso de Cudaña, a la vanguardia internacional, el hombre volvió a derrotar a la máquina y Serna fue erigido vencedor, recibiendo el aplauso del público por ello.

Después el interés se desplazó a la zona de los becerros, allí donde multitud de niños se reunieron para poder vivir esa experiencia de ofrecer biberón a los terneros de Cudaña, generando momentos llenos de ternura y emoción entre niños y niñas que en su mayoría no conocían el proceso vital de las reses bovinas y su influencia en el día a día. Las imágenes y el recuerdo de esta fecha quedarán en su memoria, teniendo la oportunidad de comentarlo con esos abuelos que recordarán esos momentos en los que el cuidado de animales no era un juego como el que vivían sus nietos, sino una obligación para ayudar en la economía familiar.

Y en una actividad tan arraigada como esta Feria de la Leche, no podía faltar el folklore, con la actuación de la Danza de Las Lanzas de Ruiloba, que amenizó el acto y aprovechó para rendir homenaje a los impulsores de esta cita, consolidada en el calendario y que sigue dotando de argumentos a Trasierra para ser líderes de visitantes en los inicios del mes de febrero. Un becerro donado por "Ganadería Los Remedios", de Ruiloba, permitió alimentar a los asistentes y prolongar esa fiesta ganadera que cuenta con el apoyo del Gobierno de Cantabria, con presencia del Director General de Ganadería y Desarrollo Rural, Miguel Ángel Cuevas.

Carolina, Eloy e Ivón Entrecanales, de Granja Cudaña, se mostraban satisfechos con la asistencia y con las demostraciones realizadas en las que se emplearon a fondo, al igual que la alcaldesa de Ruiloba, María Vázquez, feliz de encontrar nuevamente lleno el municipio para dar a conocer sus virtudes, gracias a las iniciativas de aquellos que se emplean a fondo para que Trasierra siga siendo referente con sus fiestas de Santa Eulalia. Y entre esos impulsores, imposible no felicitar a uno de los mejores embajadores de Ruiloba, Nano González, que se desvive para ayudarnos en la difusión y como no, a Rafa Uña, capaz de liderar una organización modélica con decenas de voluntarios dispuestos a todo para que cualquier visitante se vaya contento de lo vivido en el fin de semana.

Ya lo dice el titular...Trasierra es la leche y debemos sentirnos orgullosos de aquello que nos permiten vivir y transmitir.

Galería de imágenes de la FERIA DE LA LECHE pinchando aquí